Un artículo de Cristina López. Animadora Sociocultural y Formadora de animadores/as. Profesora de la Escuela Oficial de Animadores/as Juveniles  abast.
Después de un sábado muy muy productivo, quiero reflexionar sobre mi experiencia docente de estos días atrás y de tantos otros momentos educativos…Llevo dos fines de semana trabajando con un grupo de «futuros monitores y monitoras de tiempo libre», un grupo muy heterogéneo…Hemos hablado de ciudadanía, de participación, democracia, de interculturalidad, de género, de acoso en las aulas,…
Han hablado ellos, los alumnos y las alumnas, porque de eso se trataba, de que los jóvenes quieren hablar, quieren sentirse escuchados, quieren participar y quieren expresarse…
Hemos conseguido en este grupo de 35 personas dialogar, debatir, exponer dudas, interrogantes sociales y personales, expresar emociones sin sentirse juzgados.  Al contrario, se han sentido, nos hemos sentido, valorados y respetados por el grupo. Son jóvenes con ganas de hacer muchas cosas, con grandes inquietudes, con objetivos, algunos claros y otros no tanto, que buscan….. Y me pregunto ¿qué está pasando en la sociedad, en los institutos y en las facultades?… ¿por qué me quedo sorprendida cuando dicen que en las aulas no han encontrado este tipo de clases, de docentes, de metodología para el aprendizaje?….Sorprende cuando te dicen que algunos conceptos los han trabajado en las aulas, pero que nunca los habían tenido claros….Cuando al finalizar la sesión se acercan varios alumnos y alumnas a darte la GRACIAS, a decirte que han encontrado un motivo para seguir estudiando, que les has devuelto la ilusión, que salen con ganas de hacer cosas, de participar, de crear, de estudiar, de, en definitiva,…. seguir…. cuando han sentido cercanía y empatía, cuando han sentido cariño, seriedad y respeto…Me pregunto ¿qué está pasando en las aulas? ¿Qué está pasando?…..
Y mientras recojo mis trastos, que no son pocos, se acerca A…, un chaval que pasa desapercibido, quizá el «graciosete» del grupo, pero que en sus intervenciones demuestra saber mucho (de hecho fue el primero que abrió su corazoncito y nos contó experiencias vividas en el instituto que le marcaron)….y me dice “profe, vine aquí sin saber exactamente que quería, por probar y tener un título….pero gracias a ti he encontrado un motivo para seguir estudiando, he disfrutado en las clases como nunca, tengo ganas de estudiar, de aprender y de hacer muchas cosas…ni en mis padres ni en mis profesores he encontrado motivación por algo, no sabía a qué quería dedicarme…Lo tengo claro desde que vienes aquí, quiero estudiar animación sociocultural, es difícil que la gente te escuche y tú lo has hecho”…
Esto es lo que hace que me sienta orgullosa de mi humilde trabajo, esto es lo que hace grande a la ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound