El mundo se ha transformado. El profundo cambio social y económico en el que está sumergido nuestra sociedad ha dejado patente que la creación de empresas aparece como uno de los principales motores de la generación de empleo. Por este motivo, poco a poco los colegios incluyen la economía en las aulas.

La tendencia afirma que hemos de apostar por la actividad emprendedora y empresarial, como forma de ampliar el mercado laboral. Pero para ello, debemos construir un futuro, dotando de herramientas a los niños y niñas e impulsando su creatividad, teniendo en cuenta que vivimos en un mundo nuevo donde habitan tres cosas: tecnológica, mucha gente y conectividad.

La infancia es la fase creadora por excelencia, y es precisamente en esta etapa donde la formación es fundamental, por eso es necesario que la cultura empresarial y emprendedora, el manejo de la inteligencia emocional, la creatividad y el espíritu emprendedor se promueva desde la niñez.

Se dice que “emprendedor se nace, pero no se hace”. Sin embargo, la realidad es otra. Es importante enseñar a los más pequeños a utilizar las finanzas desde un punto de vista ético, introducir en nuestro sistema educativo el espíritu emprendedor. Esto supone promover todas aquellas capacidades o aptitudes que harán de los alumnos unos adultos emprendedores

La LOMCE (Ley orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa) insiste en el “fomento del espíritu emprendedor” y su incursión en las aulas, promoviéndolo en todas las asignaturas como creando una asignatura específica para ello. Incluyendo actividades emprendedoras y empresariales que ayuden a definir sus valores, su forma de comunicar, aprendiendo, pero en lugar de hacer lo que el docente les impone hacen lo que ellos quieren.

Muchos centros de España participan en el Programa de Educación Financiera del Ministerio de Educación que actualmente llega a 411 centros españoles, su finalidad es acercar a los alumnos al mundo financiero y aprender a tomar decisiones que afectarán sus bolsillos a corto, mediano y largo plazo. No se trata de enseñar desde el adoctrinamiento sino desde el aprendizaje, manejándose de forma autónoma y crear una visión crítica de las cosas.

Y es que las aulas escolares de varios colegios de España se han convertido en mercados a pequeña escala. Los escolares más pequeños crean y comercializan todo tipo de productos; desde pulseras de colores, cromos, stickers y has peonzas, y se puede apreciar todo un ciclo económico que abarca desde la elaboración del producto hasta la venta al cliente final.

Para los alumnos de más edad, incluso a pesar de no haber empezado a dibujar su vida laboral aún, ya saben los que es un plan de pensiones, una hipoteca, los diferentes tipos de tarjetas y hasta el funcionamiento de la bolsa.

No se debe dejar de lado el importante papel que tienen los padres a alentar a sus hijos a seguir sus sueños, estimular su creatividad, ayudarlos a concretar sus ideas y acompañarlos en la consecución de sus metas.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound