alcoholismo adolescente

Según los últimos datos de un estudio realizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la edad de inicio de consumo de sustancias alcohólicas se sitúa en los 13,9 años de media, ya que los menores no perciben el alcohol como una sustancia de riesgo. La disminución de la edad media de inicio de consumición de bebidas espirituosas, pone en alerta a autoridades y progenitores sobre el consumo de alcohol adolescente.

El consumo de alcohol, aunque de forma intermitente, a edades tempranas, puede provocar daños en el cerebro, provocando así, alteraciones de la conducta y de la memoria. Eso puede derivar en trastornos del aprendizaje. Además, el efecto del alcohol en el cuerpo de los menores es distinto a aquel que se produce en el cuerpo de un adulto. Así pues, los niveles de alcohol en sangre son más elevados en los adolescentes, a igualdad de consumo. El menor muestra con más facilidad los síntomas de embriaguez, por lo que el daño cerebral es mayor. Este dato hace aumentar la preocupación por el consumo de alcohol en la adolescencia, ya que se traduce en una menor percepción del riesgo y por lo tanto, mayor peligro.

Para ayudar a prevenir el consumo adolescente, los padres/madres y educadores/as son de vital importancia, por lo que es recomendable seguir estos consejos:

1.     Dialogar es la clave

Hablar con los hijos/as no siempre es tarea fácil, no obstante puede resultar de gran utilidad hablar con ellos/as sobre los efectos del alcohol, y otras drogas, en el momento en el que se muestren predispuestos a ello. Es importante informar a los/as adolescentes sobre las consecuencias que puede acarrear el alcohol.

2.     Diversión en familia

Un momento adecuado para hablar con los hijos/as, es durante la realización de actividades conjuntas. La conversación no se convertirá en una “riña”, y se percibirá de una forma mucho más amigable.

3.     Cada hijo/a es un mundo

No todas las personas somos iguales, por lo que la educación que reciben los hijos/as no debe ser igual para todos/as. Habrá niños/as que necesiten más atención, otros que necesiten de una comunicación distinta, etc.

4.     Trasmitir valores

El consumo de alcohol adolescente está fuertemente relacionado con la falta de valores. Muchos adolescentes, deciden iniciarse en el consumo de sustancias alcohólicas para sentirse parte de un grupo. Con valores propios, no necesitará formar parte de un grupo siguiendo conductas que pueden ir en contra de sus principios.

5.     Menos es más

Los excesos son siempre negativos, eso se traduce en todos los aspectos de la vida. No es mejor ser el más escandaloso, o el que más llama la atención. Enseñar que no es preciso exagerar para ser mejor puede ayudar a disminuir estas conductas no deseadas.

6.     Adultos como ejemplo

Los jóvenes están altamente influenciados por aquello que ven a su alrededor. Es por ello que, ser responsable con el propio consumo de alcohol (por lo menos en presencia de los hijos/as) es aconsejable. Dar ejemplo de sobriedad puede tener grandes repercusiones positivas.

Recuerda que erradicar el consumo de alcohol adolescente está en manos de todos.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound